Macrobiotic Zen: Un restaurante basado en una filosofía de vida.

Así de entrada el título del post nos dice más bien poco. A todo el mundo le suena eso de la Macrobiótica como una de esas dietas que aparecen en los telediarios y que tanto gustan a los deportistas y celebrities. Barcelona cuenta, únicamente, con dos restaurantes especializados en este tipo de gastronomía pero, ¿qué es y como puede mejorar nuestra salud la dieta macrobiótica? Para averiguarlo, bruncheandobcn se trasladó directamente a uno de ellos: Macrobiotic Zen, en pleno centro de la ciudad condal.

  • ¿Qué es y cómo se originó la “Dieta macrobiótica”?

Sagen Ishizuka, doctor en la armada imperial japonesa, fue el pionero en establecer los conceptos de shokuiku (educación alimenticia) y dieta macrobiótica, a partir de sus experimentos científicos. Ohsawa trajo la filosofía macrbiótica a Europa (Francia).

La dieta macrobiótica se basa se basa en el principio oriental de que cualquier cosa está compuesta de dos fuerzas antagonistas pero a la vez complementarias- el yin (pasivo, silencioso, frio y oscuro) y  yang (activo, caliente, pesado). En consecuencia, se cataloga cualquier alimento como “yin” o “yang” o una combinación de ambas. Los macrobióticos zen creen que una dieta ideal es aquella que  ayuda a equilibrar estas dos fuerzas en el interior del cuerpo.

  • ¿Ciencia real?

La teoría de Ishizuka se basa en tres principios:

– La salud humana y la longevidad dependen del equilibrio entre SODIO y POTASIO. Al contrario que las teorías occidentales que insisten en el equilibrio proteínas-carbohidratos, Ishizuka considera los minerales, especialmente sodio y potasio, críticos para la salud puesto que su relación determina la habilidad del cuerpo de absorber y usar otros nutrientes, el funcionamiento correcto del cuerpo entero depende de su equilibrio.

– La alimentación es el factor de más importancia determinando este equilibrio. Otros factores como la geografía o el clima, la actividad física o el estrés psicológico juegan un papel secundario. Vivir en las montañas o el mar, en un lugar seco o húmedo, ser sedentario o muy activo físicamente produce un cierto efecto, pero lo que está inserto en el sistema digestivo es lo que determina la relación entre sodio y potasio en el cuerpo.

– La salud y la enfermedad dependen de la alimentación antes que nada. La base física de operación se consigue mediante un consumo diario apropiado de comida, equilibrada a nivel de sales minerales. Las enfermedades se dan por un desequilibrio entre sodio y potasio causado por la inadecuada alimentación. Según Ishizuka, tanto las enfermedades agudas como crónicas (infecciosas o virales) se deben a mala comida: los gérmenes o virus no tenderán a atacar a un organismo en el que la relación sodio-potasio está bien equilibrada, incluso en caso de contacto directo.

  • Los cinco principios básicos de la Macrobiótica

1. Los alimentos son la base de la salud y de la felicidad

2. El sodio y el potasio son elementos primarios, antagónicos y también complementarios. Son los que determinan el mayor o menor carácter yin o yang de cada uno de los alimentos.

3. El cereal es alimento base apropiado y natural para el hombre

4. La comida que ingerimos debería ser no procesada, integral y natural.

5. Nuestros alimentos deberían ser cultivados localmente y consumidos en su temporada.

  • Pero, ¿como combinar alimentos “ying” y “yang”?

Por lo que pudimos ver en Macrobiotic Zen Barcelona, los alimentos que deben equilibrarse se resumen en la siguiente tabla:

Para más información: http://www.lagranepoca.com/vida/41507-entendiendo-el-yin-y-yang-de-los-alimentos.html

En Macrobiotic Zen, pudimos comprobar en nuestras propias carnes esta filosofía de vida. Dispuesto como un buffet, menú de los sábados cuesta 15 euros e incluye primero, segundo y postre. Entre los primeros nos esperaban platos “de cuchara”: sopa de setas, sopa de miso, crema de calabaza. Nosotros optamos por el zumo de zanahoria y manzana (inmenso). De segundos, te acompañan de wakame, tempura de espárragos con romescu y judías rojas cualquiera de las siguientes opciones: arroz integral, udon con verduras, tortellini de ceps, arroz negro con setas o quinoa con alcachofas. Nosotros optamos por la última opción. Los postres se basan en deliciosas tartas veganas, entre las cuales la de plátano y coco o la de manzana, frutos secos y cúrcuma, hacen que se te haga la boca agua.

¿El resultado? Nos gustó muchísimo. La calidad del producto de temporada, el equilibrio entre sabores y olores, el trato, la abundancia en los platos. Nos hemos hecho fieles seguidores del Macrobiotic Zen y de sus cursos de cocina o de la tradición de compartir mesa (sí se hace al principio un tanto raro pero conoces a gente muy interesante).

No dejen de interesarse por este curioso estilo de vida y visiten Macrobiotic Zen en la calle Muntaner, 12. ¿A caso la felicidad no reside en el punto medio? ¡Quizás empezar equilibrando nuestra alimentación es el primer paso!

Macrobiotic Zen, Carrer de Muntaner, 12, 08011, Metro Universitat L1 L2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s