Comida Retro-Gallega de mano de La Tita

Desde hace unos meses se ha extendido una costumbre en los bares del país que antes solo se daba en el norte: el consumo masivo de Sidra.

La sidra a pesar de ser un habitual de comidas navideñas , nunca había conseguido abarrotarle el primer puesto a la cerveza como bebida acompañante, sin embargo, cada vez se oye más su nombre en las terrazas y restaurantes. La gente sale “de sidras” y, por supuesto, la comida gallega y asturiana van de su mano.

Madrid no es conocido precisamente por tener playa pero si que una pequeña parte de las rías atlánticas se han hecho hueco justo en el abarrotado barrio de Chueca. La Tita Rivera es un negocio en plena explotación culinaria que nos trae una fusión entre la comida del noroeste y lo más habitual de la gastronomía americana. Y a ella le vamos a dedicar este post.

Como hemos dicho, la cosa va de mezclas. Entrar en la Tita es adentrarse en uno de estos locales modernos y de estética “groove” que tantos nos gustan y que se distribuyen aleatoriamente por las calles paralelas a la Gran Via. Paredes de hormigón, luces bien organizadas, atmósfera joven y, sobre todo, un patio interior digno de mencionarse. Siempre abarrotada, la Tita Rivera nos muestra lo que mejor sabe hacer: dar de comer con calidad

IMAG1839 IMAG1838 IMAG1836 IMAG1845 IMAG1844 IMAG1843 IMAG1841

La comida de La Tita tiene ese toque gallego que la caracteriza, por lo que la base es, ya de por sí, casi inmejorable. Para empezar pedimos unas croquetas de huevos fritos y chorizo, un pecado permitido una vez al mes como buenos amantes de la reina de las tapas que somos. Como primeros platos siguieron las hamburguesas clásicas de La Tita, una perfecta combinación de ternera gallega, cebolla caramelizada, cheddar, tomate y brotes tiernos acompañados de patatas (se puede pedir por gramos de carne). También nos atrevimos los burritos “self style” con carne de pollo y salsa mexicana así como un taco de pollo con piña, aguacate, crema de mostaza y queso Arzúa. El primero es contundente, apto para estómagos difíciles de saciar, aunque el acompañamiento arde de verdad en las papilas; el segundo es un plato pequeño por si no se tiene mucha hambre pero igualmente muy bueno. Acompañando también optamos por los famosos “casis” de la Tita: bolas de pan-hojaldre rellenos de todo lo que uno se pueda imaginar: lomo de sardina con mayonesa de cítricos, queso tetilla con Arbequina, pimentón y albahaca, setas con jamón, pulpo a la feira…No se olviden de probar sus sidras con toques frutales (Mora, fresa,…) por las que son verdaderamente conocidos ni tampoco sus deliciosos postres porque, si de algo puede presumir este céntrico restaurante madrileño, es de tener la mejor TARTA DE QUESO de toda la capital. Soy una fiel admiradora del postre americano y cabe decir que si no la mejor, es de las mejores versiones que he probado. Deliciosa se queda corta. También disfrutamos de un “casi” de Nutella, siempre apetecible.
IMAG1852
Dicho quede que La Tita Rivera tiene de todo para todos. Su patio interior es perfecto para sorprender a tu pareja y el interior informal, un excelente local para reuniones de amigos. Sea como sea es imposible salir de la Tita sin una sonrisa en la boca y sin un gusto especial en el estómago que nos aconseja volver siempre que podamos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s