Chök: El paraíso terrenal de los golosos.

Si hay algo que me encanta de este mundo de los blogs de restaurantes es la sensación de trasladarse a un lugar diferente del planeta en cada uno de los locales que visito. He estado en París, en Roma y hasta en México gracias a la comida, pero en esta ocasión mi viaje fue a un lugar muy diferente: el paraíso (pero de los dulces). Chök es un pequeño local en carrer del Carme, 3; justo al lado del Mercat de la Boquería y perpendicular a la Rambla.

Este negocio nos da la bienvenida con una fachada de la Barcelona antigua, en madera y azulejos, y un expositor donde se aglutinan los pasteles más llamativos que uno pueda imaginar. El interior, aunque muy pequeño, es de un blanco diáfano, decorado con espejos y una gran mesa redonda al fondo. Entrar en Chók es entrar en una de esas pastelerías de los países escandinavos, de Copenhague e incluso de Viena, donde la tentación del ser humano se pone a prueba. Además el local se divide en la estancia principal y en una más pequeña llamada “Fábrica del Chocolate” donde ofrecen cursos de “Cocina y chocolate” para cinco personas en los que se preparan tapas en las que, obviamente, el chocolate es el principal protagonista. Además cuentan con estantes-tienda donde venden chocolates inusuales en supermercados (chocolates 99% de cacao, con chili,…) y productos propios.

IMAG0176 IMAG0162 IMAG0160 IMAG0164 IMAG0173

Dejando el precioso local a un lado, en Chök lo importante es la comida. Delicias dulces donde quiera que mires harán que tu paladar se derrita al probarlos. Podemos empezar por las típicas Marshmallows (o chucherías de nube) recubiertas de chocolate blanco o negro y almendras (0,80 euros la unidad). En el largo mostrador se amontonan también macarons de todos los colores, pasteles de tres texturas de chocolate (3,95 euros la unidad), muffins gigantes y galletas de avena o mantequilla bañadas en el ingrediente estrella. Una de las cosas más curiosas que puedes encontrar en Chök son las “Piruchök” o piruletas compuestas por dos galletas maría entre las que se derrite caramelo y se cubren con chocolate (negro o blanco) y cualquier tipo de topping. Casi en la entrada, nos podemos deleitar con bolitas de mil sabores como naranja, como, chili, café o canela; y los tres productos estrella:

-Las Berlinas Chök: maravillas redondas bañadas en chocolate fundido blanco o negro y con añadidos como galletas oreo, maría, mermelada, pistacho, manzana dulce…

-Los Kronuts: rosquillas hojaldradas, hechas con la masa del croissant y recubiertas casi igual que las berlinas.

-Los Chöks: de este dulce viene el nombre del local. Se trata de “donuts” elaborados con la receta especial: menos azucares, menos grasas y menos tiempo de fritura, lo que garantiza ser mucho más sanos y ligeros. Tienen 30 tipos distintos.

IMAG0172 IMAG0168 IMAG0170 IMAG0166 IMAG0165 IMAG0163 IMAG0180 IMAG0178

Después de pedir la Berlinesa de chocolate blanco cubierta con manzana confitada y canela podemos asegurar que Chök no es solo belleza gastronómica, sino calidad gastronómica. No hay mejor sitio en el centro de Barcelona para desayunar disfrutando del pecado del dulce y el café, aunque recomendamos llegar bien pronto antes de que los turistas lo abarroten. No esperes a que te lo cuenten y ve a descubrirlo por ti mismo.

Chök “the chocolate kitchen”, Carrer del Carme, 3; Ciutat Vella-Ramblas. Metro: Liceu.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s