La Gastrocroquetería: reinventando los clásicos y poniéndolos de moda.

Os vamos a proponer un juego. Cerrad los ojos por favor. Ahora intentad pensar en un momento feliz de vuestra niñez. ¿No os veis en el salón de casa de los abuelos, rodeados de primos y juguetes?¿No oléis ese delicioso aroma que sale de la cocina donde vuestra abuela prepara la mejor comida del mundo? Y cuando llegáis a esa mesa para veinte personas ¿qué es lo primero qué veis? Exacto. Ese plato de croquetas que nadie hacia como las hacía la madre de tu madre. Sorprendente era también el hecho de que al final de la comida siempre quedase una solitaria, ahí en el centro. Pues bruncheando BCN como último homenaje a Madrid (a partir de ahora el blog pasará a ser íntegro en Barcelona) ha querido mostraros la innovación que ha sufrido este clásico español. Y no podría haber mejores guías en nuestro tour que los chefs del restaurante La Gastrocroquetería de Chema.

Situado en el distrito de Malasaña (antes en la calle Segovia), en plena calle del Barco, la Gastrocroquetería es un local típico de la zona que roza el aire retro y el toque hipster. Además, siguiendo la tendencia creciente, en sus paredes cuelgan cuadros de lo más originales que se exponen y están en venta. ¿Había pensado ver alguna vez a Michael Jackson o Juego de Tronos en versión click/playmobil? Pues bienvenido sea a la Gastrocroquetería. Existe una parte delantera con la barra y mesas de taburete alto que invitan a tomar un vino o una cerveza mientras disfrutamos de una o dos de sus maravillosas croquetas. Detrás se despliega una zona de comida con mesas para dos y cenas románticas o para seis personas si se requiere una reunión urgente. El toque rústico de la madera, la original iluminación y la exposición despiertan la curiosidad de cualquiera.

IMAG3077 IMAG3080 IMAG3070 IMAG3071 IMAG3072 IMAG3073 IMAG3075 IMAG3076 IMAG3081 IMAG3082 IMAG3085 IMAG3086

Centrémonos. Carta en mano no hace falta ni describirla, con un nombre como el que tiene la Gastrocroquetería se hace obvio cuál es la especialidad. Las croquetas van en pareja o se pueden pedir como “Combos del Chef” (8 euros), aunque dejan hueco también para “macetitas” (ensaladas: de espinacas, en modo de taco mexicano…)o cazuelitas  que varían desde la de fideúa a la de albóndigas, todas, claro está, preparadas de una manera inusual (7 – 8 euros). Si por algún casual fuese a la Gastrocroquetería de Chema y no le gustasen las croquetas (raro me parecería) o no las pudiese tomar por razones médicas, existe en carta una gran oferta de tapas que van sobrasada con chocolate a gambas al ajillo, pato con foie u ostras entre otros. Pero lo que pinta bien son las croquetas claro está. Las hay clásicas (jamón y queso) y totalmente sorprendentes como la de sobrasada con chocolate, boletus y confitura de fresas, de sepia en su tinta o líquidas de queso sobre tomate. Si eres más de fondue… Chema a pensado en todo. ¿Nunca había pensado en sumergir una croqueta en queso fundido? Pues ahora puedes hacerlo. ¿Curiosas combinaciones, no? Pues están renovando la carta así que no dudes en ir a visitarles. Nosotros pedimos un dúo de rabo de toro y un combo de Chema (dúo de salmón y tamarindo, dúo de boletus y dúo de jamón y praliné). Hay que decir que las de boletus y las de rabo de toro podrían tener el título de “manjar de dioses”. Para compartir antes la macetita “tacos de lechuga” que como el nombre indica cambiaba el típico pan de pita de un taco mexicano por hojas que se rellenaban de carne y salsa. También nos invitaron a una tapa cous cous con kinchi, un sabor totalmente nuevo para el paladar. Las ostras con jengibre, ponzu y cilantro no eran el sabor que uno se espera de este marisco pero la recreación les había salido igualmente deliciosa. Llegaron los postres y adivinen que nos ofrece la Gastrocroquetería ¡Croquetas! Croquetas dulces y riquísimas, de galletas maría y de chocolate por ejemplo. Sin embargo caímos en otra tentación: crema ligera tostada con plátano y postre de chocolate a las tres texturas… Ambos tan originales como buenos. Tampoco se quedan cortos en la oferta de bebidas ¡Te recomiendan el vino según tú perfil (persona dulce, aventurera, artista…) o por el momento (cena romántica, con conocidos, con tu mejor amigo…)!

IMAG3084 IMAG3083 IMAG3087 IMAG3088 IMAG3089 IMAG3090 IMAG3091 IMAG3092 IMAG3093

El trato fue buenísimo. Los camareros son muy atentos, te recomiendan y hacen descripciones de los ingredientes de cada plato y la rapidez del servicio también. Los precios no son excesivamente baratos pero tampoco carísimos. La innovación tiene un precio y es moderado. (Unos 20 euros por persona) Es un gran sitio en el centro para llevar a esas personas que presumen de no sorprenderse fácilmente y es que la Gastrocroquetería no deja indiferente a nadie.

La Gastrocroquetería de Chema, calle del Barco 7, Malasaña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s