Flax&Kale: otra gran propuesta de Teresa Carles.

Hace unas cuantas semanas, justo cuando llegué a Barcelona, me dispuse a conocer a fondo la ciudad. Podía pasarme caminando fácilmente cada día dos o tres horas esperando encontrar patios escondidos, torres a las que subir gratis, locales sin turistas… Uno de esos días volviendo de Ciutat Vella por Tallers me fijé en un cartel a mi derecha, “Flax & Kale” ponía. Había obreros, pintura y escaleras por todos lados y en el cartel no venía que se estaba cociendo dentro pero mi instinto gourmet sabía que sería un restaurante. Y no me equivoqué. Desde hace ya dos semanas la fundadora de uno de los restaurantes vegetarianos más conocidos de la ciudad, Teresa Carles, dispone de dos nuevos locales: Flax & Kale y Teresas’ Juicery que son dos maravillas instauradas en un mismo edificio.

Si a mi me atrajo su cartel con solo verlo (no se veía absolutamente nada del interior la primera vez que me fijé), imáginense cómo es ahora que está acabado el Flax & Kale. Las dimensiones del restaurante están más acordes con el buffet de un hotel de cinco estrellas que a las de un bar de Ciutat Vella. El suelo es medio de madera medio de piedra gris y queda totalmente complementado por los techos con grandes tuberías metálicas que le dan el toque neoyorquino. Las lámparas se suspenden extrategicamente como flexos sobre las mesitas de madera clara y la barra en la que nos atiende un “staff” joven y dinámico. Además justo en la entrada encontramos un refrigerados inmenso con las botellitas rellenas de lo que se cuece en Teresas’ Juicery, el establecimiento anexo. Ejemplos de lo que se puede comprar (y degustar) son purés antiox o greenpacho, zumos dee manzana, espinacas, melón, aloe , pera y mil ingredientes más todos juntos y revueltos en combinaciones tan deliciosas como la de las leches “veggie” de agua de coco, avellanas, avena, chía, agave…

IMAG1857IMAG1849 IMAG1850 IMAG1851 IMAG1856  IMAG1860 IMAG1861 IMAG1848 IMAG1852 IMAG1858

Flax & Kale se puede visitar para desayunar, comer, merendar o cenar y los fines de semana también para brunch. Lo que más he valorado de mi experiencia aquí es la información original de la que disponen las cartas. En cada plato, desayuno o brunch que pides te señalan si están libres de gluten, si sus componentes están crudos o poco cocinados de modo que conservan la mayoría de sus nutrientes, si los ingredientes son sobre todo verduras o semillas o si es un plato únicamente del mar (contiene pescado) mediante unos símbolos simples, esquemáticos y, sobre todo, eficaces. En el desayuno podemos elegir desde yogur con granola, tostadas con aguacate, tofu o huevos, setas y espinacas en el mismo plato para los más atrevidos entre cientos de posibilidades más. Además cuentan con opciones más normalillas como tostadas, fruta o bollería artesanal. ¡A mí se me ha hecho realmente difícil decidirme! ¡Lo quería todo!

Si ustedes optan por ir al mediodía se encontrarán con las ofertas de brunch (muy similares a las de desayuno aunque también incluyen hamburguesas de atún y avena), entrantes  como salmón sashimi, tacos, ensaladas de kale o quinoa roja e hinojo, gazpacho o tartar de atún; platos principales  que incluyen raviolis con berenjenas (que ha llegado a mis oídos que están deliciosos), espaguetis con setas, zuchinnis y salmón con quinoa y cítricos. Además cuentan con la posibilidad de elegir un acompañante independiente a cada plato (verduras de temporada, glaseado de setas y chipotle, arroz negro tailandés). Las bebidas también son un mundo aparte: desde smoothies hasta chupitos 100% orgánicos y nutritivos (claro está sin alcohol), cafés y tés variados. Esto es solo la mitad, podéis ver su oferta completa en: http://www.teresacarles.com/fk/

Fuimos, la primera vez, para probar el brunch (disponible sábados y domingos desde las 10:00). Escogimos té verde y el brunch llamado “Acaí na tigela” una deliciosa combinación de Acaí de Brasil, plátano, arándanos, crumble casero de castañas, ágave, cañamones y bayas de goji.

Repetimos, claramente, para probar la comida del mediodía y nos fascinó aún más: La Pesca del Salmón en Algerri, se llamaba uno de los platos, consistente en salmón horneado con ensalada de quinoa y cítricos; y las flores zuchinni, rellenas de anacardos y macadamia con una interesante (y compleja) mezcla de albahaca, tomate seco, salmorejo, habas verdes, zanahoria y maíz, entre otros. Lo acompañamos con uno de sus batidos: Miss Avena Avellana-Merengada (en cuyos ingredientes también figuraban ágave, limón y canela) ¡Que no se diga que faltan las proteínas y las vitaminas totalmente naturales!

IMAG1859 IMAG1854 IMAG2311IMAG2308IMAG2310Screenshot_2014-08-23-10-17-37

El Flax & Kale es el paraíso para la gente que sabe y quiera cuidarse. Combinaciones naturales, sanas, nutritivas y sin aditivos con origen en un mercado orgánico de confianza. Nos ofrece la posibilidad de comer alimentos que jamás compraríamos hacer una receta en casa pero que sin embargo poseen propiedades muy beneficiosas. La calidad es excelente y la atención fue acorde. Se interesaron mucho por nuestro blog. Aunque los precios no son anticrisis no puedo resistirme a probar todo lo que tienen porque soy una fan absoluta de la comida sana. Creo que me van a faltar varias vidas para probarlo todo. A medida que vayamos volviendo al Flax & Kale iremos actualizando este post para que no os perdáis ni una de sus propuestas. Queda dicho: ¡A disfrutar!

Flax & Kale, Carrer del Tallers 74, Ciutat Vella. De lunes a viernes: 9:30-23:30 Sábados y domingos: 10:00-23:30

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s